Nuevas formas de vestir y de conciencia social

Hoy quiero tomar prestada esta noticia Nue1vas formas de vestir y de conciencia social, no sólo para difundir un evento que me parece muy interesante, sino para destacar iniciativas en ámbitos, a priori, tan lejos del mundo de la ecología como el de la moda.

Cada vez que vamos a comprar, nos encontramos con el dilema de comprar barato asumiendo los riesgos, más caro a modo de lujo y consumismo, o de forma ética, responsable y sostenible. Esta última forma de compra nos lleva a plantearnos no sólo los componentes del producto final, si no también, el origen de las materias primas, su fabricación, transporte y distribución, el impacto que se deriva de estas acciones.

Para el mundo de la moda conceptos como tóxicos, agricultura y ganadería ecológica, respeto en la muerte, pieles, contaminación asociada, condiciones de trabajo y económicas justas, publicidad y consumismo, etc, deberían ser un referente a la hora de plantearnos adquirir una prenda. Es casi un proceso previo de investigación profunda que antes casi nos dejaba sin opciones de compra, con la sensación de comprar la opción ‘menos mala’ o autoengañándonos para poder seguir sin remordimientos por faltar a los compromisos internos adquiridos.

Opciones alternativas existen con creadores, diseñadores, personal shoppers especializados y empresarios dispuestos a dar eco a una necesidad cada vez más demandada por un sector específico y que no va reñida con la innovación, la tecnología, los beneficios y el desarrollo personal y profesional.

Espero que se sigan creando eventos de este tipo por todo el país y que podamos ver más negocios y avances en ese sentido, a mí ya me ha abierto los ojos a un nuevo mundo de posibilidades y profesionales comprometidos con el cambio.

Tagged , , , ,

One thought on “Nuevas formas de vestir y de conciencia social

  1. icástico dice:

    Cierto lo que dices, el círculo es perverso, cuando se generan salarios precarios y pobreza solo se favorece la compra de productos fabricados bajo esas condiciones, no hay dinero para más pero hay que seguir comiendo y vistiendo…barato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *